Para que tus pisos de cerámica queden limpios podemos aplicar un poco de vinagre blanco puro o diluido con agua, eso depende del grado de suciedad que posea el piso a limpiar, pero si la suciedad es extrema puedes utilizar ácido muriático aplicado con una esponja o trapeador y un balde con agua, para este método debes protegerte muy bien con guantes, mascarilla y gafas por cualquier accidente, recuerda que es ácido y puede causar daño en tu piel, ojos y vías respiratorias, debes estar en un lugar ventilado y si no puedes limpia durante pequeños periodos de tiempo dejando que se disuelvan los vapores despedidos antes de entrar de nuevo.

Estos son técnicas son caseras pero en tu país o localidad puedes encontrar limpiadores para esta clase de pisos.

Publicar un comentario

 
Top