Estos descascaramientos comúnmente se forman cuando se aplica la pintura sobre una superficie no tratada, por suciedad, residuos de yeso, polvillo u otro agente que hace que la nueva pintura se desprenda facilmente.
Para evitar que la pintura se nos levante, debemos asegurarnos que la la superficie que vamos a pintar este libre de polvo, sin entizaamiento visible. Cuando se trate de un repintado la pintura existente debe estar firmemente adherida a la superficie. En caso contrario frente a fondos pulverulentos o flojos es conveniente la aplicación de un fijador o removiendo la pintura floja con una espátula, lijandola o aplicándole un hidro lavado a presión.

Publicar un comentario

 
Top